Lo primero que tenemos que saber es:

Imagine por un segundo que usted es un automóvil ¿Qué necesita para funcionar?

Gasolina, por su puesto.

Bueno, la glucosa es para nosotros lo que para un auto es la gasolina, es nuestra fuente de energía. La principal fuente de energía es la glucosa (azúcar) – sí, esa misma- que está contenida en todos los alimentos que se conforman o contienen HIDRATOS DE CARBONO (carbohidratos). Pero, para que esta “gasolina” o glucosa pueda ser utilizada por nuestro cuerpo necesita la acción de una hormona llamada INSULINA (producida por el páncreas) cuando esta insulina deja de ser producida, es de mala o baja calidad o es insuficiente, nuestro cuerpo empieza a acumular toda esa glucosa sin ser capaz de usarla. Es como si tuvieras muchas estaciones de gasolina, pero sin mangueras (insulina).

1

giphy--2-

¡Claro! Pero no somos un auto, nuestro cuerpo necesita seguir funcionando, entonces empieza a hacer ajustes orgánicos para poder seguir adelante, lo que provoca mayor aumento de glucosa en sangre, daños celulares, y un largo etcétera.

La diabetes aún no tiene cura, pero tenemos muchas herramientas para mantener la glucosa en límites normales y así evitar complicaciones y tener una excelente calidad de vida.

giphy--3-

¿Con qué tipo de diabetes vivo?

Esto podría no parecer importante; nada más alejado de la realidad, conocer mi tipo de diabetes me ayudará a entender, controlar y mantener mis niveles de glucosa dentro de parámetros normales.

Diabetes Tipo 1: De origen autoinmune (diagnóstico durante la infancia o en adultos jóvenes) su principal característica es que, por alguna razón que aún se desconoce, el sistema de defensa del cuerpo ataca las células productoras de insulina y las destruye, lo que provoca que la producción de insulina sea sumamente baja o nula. Las personas que viven con diabetes tipo I, deben suplir la falta de esta insulina aplicándola diariamente, en dosis adecuadas y personalizadas para controlar los niveles de glucosa.

3

Diabetes Tipo 2: Las personas que viven con diabetes tipo 2 SI producen insulina, pero esta puede ser deficiente en calidad o cantidad (resistencia a la insulina), su ocurrencia es multifactorial, y está asociada a factores genéticos (herencia) y ambientales (sobrepeso, obesidad, sedentarismo, etc.). Uno de los principales inconvenientes en el tratamiento de la diabetes tipo 2 es que puede pasar sin ser diagnosticada por muchos años y este ocurrir al asociarse con una complicación; el diagnóstico a tiempo y el tratamiento adecuado pueden moderar, retardar e incluso EVITAR las complicaciones asociadas a los niveles sostenidos de glucosa elevada. El tratamiento (equipo médico) consiste en regular la cantidad de glucosa en sangre, cambios a estilos de vida más saludables, fármacos orales o inyectables.

4

5

Diabetes gestacional: Debido a los cambios hormonales propios del embarazo, el cuerpo requiere mayores cantidades de INSULINA; en algunos casos, no es posible producirla, por lo que los niveles de glucosa se incrementan. Esto puede producir complicaciones tanto a la madre como a su bebé. Generalmente después del parto los niveles de glucosa e insulina vuelven a la normalidad; es importante continuar con el monitoreo ya que existe mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo II, incluso años después del parto. El tratamiento generalmente (equipo médico) incluye monitoreo de glucosa, aplicación de insulina y ajustes en la alimentación.

6

Diabetes LADA: Se le llama “LADA” por sus siglas en inglés (Latent Autoinmmune Diabetes in Adults) o diabetes tipo 1.5 ya que suele confundirse con diabetes tipo 2, pero se comporta como 1. Se presente en ADULTOS y se caracteriza porque, al inicio del tratamiento responde a medicamentos orales, pero al igual que en la diabetes tipo 1, el sistema inmune ataca a la células productoras de insulina y las destruye, por lo que el tratamiento idóneo es la insulina. Alrededor de un 20% de los adultos diagnosticados con diabetes tipo 2, en realidad tienen LADA.

Ahora sí, ¿Qué significa realmente “controlar la diabetes”?

7

“Controla tu diabetes” esta frase se lee y escucha en todos lados; pero, como vamos a “controlar” algo si desconocemos ¿CÓMO?

Es IMPOSIBLE “controlar la diabetes”, así mismo, NADIE elige vivir con diabetes y difícilmente podemos deshacernos de ella cuando se presenta. Pero ¿sabía usted que el causante de las complicaciones (si esas a las que les tememos tanto) no es la diabetes en sí misma, si no los niveles ALTOS MANTENIDOS de glucosa en sangre por periodos prolongados (años)?

¡Buenas noticias! Esto SI lo podemos hacer (POR NOSOTROS MISMOS) aprender a regular los niveles de glucosa en sangre y evitar con esto la HIPERGLUCEMIA CRÓNICA. Aquí está el verdadero significado de “controlar la diabetes” , pero para esto debemos aprender a identificar fuentes de carbohidratos (o glucosa/azúcar) en nuestros alimentos, establecer metas, identificar niveles de glucosa adecuados en diferentes momentos del día, signos y síntomas de riesgo y ¿qué hacer para controlarlos? Auto monitoreo, entre otros.

Conocer esto le da el poder de llevar un adecuado control de glucosa y por lo tanto de su vida y su salud; es aquí donde la educación “aprendiendo a vivir con diabetes” está diseñada para darle todas las herramientas necesarias para que aprenda a “controlar la diabetes” de una forma eficiente, adecuada y para siempre.

Si necesitas hacer tu consulta, puedes hacer clic en el sigueinte enlace con mi contacto.
http://www.findoctor.com/doctores/ingrid-nayen

¡Hasta pronto!