¿Qué es lo que usted piensa cuando le mencionan la palabra meditación?

Lamentable en nuestra cultura occidental la meditación no es parte de la educación fundamental. Entre el trabajo, el estudio, la familia, los amigos, las obligaciones sociales, el tráfico, las distracciones; nos olvidamos de conectarnos con nosotros mismos y equilibrar nuestras emociones.

Con la meditación equilibramos nuestro ser interno y transformamos nuestras impresiones del mundo exterior, sin embargo esta también trae mucho beneficios para nuestra salud, si no es que decir que con ella podemos llegar a la salud plena.

En este artículo solo tocaremos los temas generales sobre la meditación mitos y creencias, si usted está interesado en iniciarse en este mundo, necesita adentrarse más en su filología y ayuda de guías experimentados y conocedores de esta ciencia.

¿Qué es lo que usted busca con la meditación? Fácilmente responderá la palabra tranquilidad, paz… pero encontrar la paz la tranquilidad es una de las cosas más difíciles que puedan imaginarse.

La ciencia de la meditación

Se dice que es una ciencia porque debe llevar conocimientos y técnicas para poder practicarla. No se trata de “poner la mente en blanco”, porque esto verdaderamente es absurdo; lo que se quiere es llegar a la quietud y al silencio de la mente, y eso es diferente.

Tampoco se trata de combatir los pensamientos que lleguen para que la mente quede quieta. No, lo que se trata es de contemplar esos pensamientos, de comprenderlos.

Consejos para iniciar:

  • Primero que nada debemos deshacernos del mito que se debe practicar en posición de loto; el iniciado debe de encontrar la posición más cómoda, lo que se quiere es relajar el cuerpo evitando cuidadosamente el que algún musculo quede en tensión.

  • Es aconsejable practicar con los ojos cerrados para evitar las distracciones del mundo exterior.

  • ¿Cuándo debemos de practicarla? Diariamente si queremos resultados, la hora; en cuanto sintamos el ánimo de hacerlo, sin embargo, es indispensable saber combinarlo con el sueño a fin de que la materia no estorbe. Pero un sueño controlado, un sueño voluntario; debemos montar sobre el sueño no que el sueño monte sobre nosotros, si esto pasa, habremos fracasado.

  • ¿Cuánto tiempo debemos practicarla? Cuando uno se sienta a meditar debe olvidar el factor tiempo de lo contrario sería un engaño a sí mismo. El camino de la meditación profunda implica mucha paciencia. Pero se recomienda practicarla por las noches cuando los que haceres no llenen nuestra cabeza de preocupaciones ni responsabilidades.

Beneficios de la meditación para tu cuerpo

La práctica dos veces al día de la técnica de Meditación reduce la activación del sistema nervioso simpático, que, a su vez, dilata los vasos sanguíneos y reduce las hormonas del estrés, como la adrenalina, la noradrenalina y el cortisol:

  • Reduce la presión sanguínea
  • Reduce aterosclerosis
  • Reduce la constricción de los vasos sanguíneos
  • Reduce el engrosamiento de las arterias coronarias
  • Reduce el uso de medicamentos antihipertensivos
  • Disminuye los dolores relacionados a la tensión tales como: dolores de cabeza por tensión, úlceras, insomnio, problemas musculares y de articulaciones
  • Aumenta la producción de serotonina que mejora el humor y el comportamiento
  • Mejora el sistema inmunológico
  • Transforma a tu cuerpo en un generador, ya que generas una fuente de energía interior.

Estos y muchos beneficios no solo físicos si no psíquicos, emocionales y espirituales, los cuales usted podrá esclarecer con la investigación personal más a fondo así como de la experiencia personal.

Además dejar en claro que no solo se trata de sentarse y ponerse a meditar, eso sería muy fácil, la meditación verdadera va de la mano con la vida diaria, es la terapia que necesitamos conocer a fondo para evitar cualquier desequilibrio interior con repercusiones exteriores, esto es, no permitirle a la mente ninguna clase de reacción, por ejemplo, si alguien nos hiere, no permitirle a la mente que reaccione. Ojala hubiere quien nos hiriese a cada rato nuestros sentimientos, para poder entrenar mucho mejor, es un “gimnasio psicológico”.

La escuela la tenemos en todas partes, solamente tenemos que saberla aprovechar debidamente, sabiamente; la tenemos en nuestra casa, en la oficina, en el taller, en la fábrica, en la empresa, en la calle y en todas partes, hasta en el templo, con los compañeros de estudio, con los hijos, con los padres, con la esposa, sobrinos, nietos, primos, parientes, amigos, etc. Así que si se quiere llegar a la real tranquilidad y verdadera paz la practica empieza en el diario vivir y concluye en una meditación profunda.

Encuentra doctores especialistas en findoctor.com